la crueldad de abril

el otro día, por más que lo intentaba, no podía explicarle a Barbudo -y a su puertorriqueñez- el mexicanísimo concepto de “febrero loco y marzo otro poco.” yo le ponía uno y mil ejemplos y nomás no. entonces en marzo un fin de semana hizo un calor de la chingada y  al fin de semana siguiente un frío de la más chingada y quiero creer que con eso mi punto quedó aclarado.

pero ahora comenzó abril. y ya sabemos lo que que t.s. elliot dijo de abril (y si usted no lo sabe léalo aquí). abril ha sido cruel conmigo, queriendo y sin querer, (hablo del mes). en el pasado abril nos ha traído malas noticias, tristezas varias, acongojamiento de diversas intensidades.

pero lo hemos sobrevivido. mal que bien, lo hemos sobrevivido.

le quiero hablar a Barbudo de t.s. elliot y de la crueldad de abril, capaz que ya lo sabe porque ese no es un mexicanísimo concepto. pero y si no lo sabe ¿qué caso tiene que le diga? ¿qué caso tiene pensar en la crueldad de abril desde el día cuatro y hasta el 30?

cuando me vine a vivir al paso (en el peor y más balacero momento de esta frontera) decidí no tener miedo. decido en este mismo instante no tener miedo a los meses y a los días, a las certezas y a las incertidumbres. uso, pues, abril para deshacerme de los temores que no he barrido bien con el paso del tiempo. ese polvo terrorífico que me cubre y del que a veces no me desencanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *