Ahora estoy de regreso.

Llevé lo que la ola, para romperse, lleva

–sal, espuma y estruendo–,

y toqué con mis manos una criatura viva:

el silencio.

 

Rosario Castellanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *