mi hermano

  • Mi hermano mayor murió en 2013. Poco importan los detalles o, más bien, no quiero compartir los detalles. Porque fueron dolorosos, porque no estuve, porque decidí no estar.
  • Cuando un hermano cercano muere la gente normal encuentra cosas en los cajones. Yo encontré una sobrina y unas sobrinietas. Desde entonces estamos conociéndonos y encontrándonos. Amo a mi sobrina.
  • Corte a 2019. Hace unos días fue el aniversario de muerte de mi hermano y ayer me escribe alguien para decirme que 1) mi hermano escribió una obra de teatro y se la dejó a él y 2) que si le damos permiso para hacerle el final que mi hermano no hizo y publicarla.
  • Estoy segura de que no hizo el final a propósito.
  • Le escribo a mi hermana y a mi hermano, les pregunto qué piensan. Los dos dicen que sí, los dos piensan igual que yo: a Gerardo le hubiera gustado.
  • Sí, le hubiera gustado.
  • Mi hermano era lingüista.
  • Mi hermano hizo diccionarios.
  • Mi hermano, también, hacía videos con un casco y fingía que lo entrevistaban vía satélite después de correr en Le Mans. Hacía pausas dramáticas, ponía la mano en el casco, como si estuviera escuchando una pregunta, titubeaba, respondía, se repetía. Hacía gestos, jugaba con los tonos de su voz. Se divertía.
  • Mi hermano tenía una letra chiquititiitita.
  • Mi hermano se autonombraba El Príncipe Húngaro, porque nuestro apellido es de allá y porque, ¿por qué no?
  • Mi hermano escribió una obra sin final para que alguien la acabara.
  • Extrañar, doler, no son palabras adecuadas. Sorprenderse, a diario, a pesar de los años de duele, caben aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *