Y así que pasen cinco años (o los que sean necesarios)

Y así que pasen cinco años es el título de una obra de García Lorca, palabras más palabras menos pues mis conocimientos en este sentido se empolvan con el tiempo. Sin embargo tengo la seguridad que esos cinco años de los que habla lorca nada o poco tienen que ver con estos a los que me refiero yo.

En los últimos cinco la vida, mi vida, tomó un giro de 180 grados y dejó en mis manos:

1) Un acta de matrimonio y un acta de divorcio

2) Un hijo y su acta de nacimiento

3) Un mínimo consumo de Tafil y un máximo consumo de Flores de Bach

4) Una natalia color de rojo

5) Una lila color de amiga

6) Un mayor conocimiento de música y una mayor inversión en discos

7) Tres empleos con sus correspondientes altas y bajas al seguro social

8) Una deuda con el infonavit y una bella casa que me renta el edgar

9) Dos libros de cuentos y una novela a medias.

10) Dos ojos más grandes y un corazón más valiente.

Y así que pasen otros cinco años (de preferencia sin una nueva incursión del primer punto y con la seguridad de que el segundo florecerá como un hermoso árbol de sueños).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *