dentro de 23 días

sí, veintitrés días, partimos a San Antonio a entregar al hijo en su dormitorio de su universidad donde va a realizar sus estudios y, ultimadamente, su vida. veintitres días. veinti

trés.

el síndrome del nido vacío -a pesar de que aún no está vacío- se activa en cinco, cuatro, tres…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *