UN ALMA CERCANA

dos capítulos

Posted on | August 17, 2014 | 1 Comment

voy a escribir seis novelas.

mejor dicho: me van a pagar por escribir seis novelas.

mejor dicho: estoy muy feliz porque una editorial me va a pagar para que yo escriba una serie de novelas sobre el llamado “coming out” de chicos y chicas adolescentes.

mejor dicho: he decidido aceptar un reto, y un contrato que me pone nerviosa pero bueno, sin embargo el reto implica construir un mundo narrativo en el cual chicos y chicas podrán descubrir lo que hay más allá de su alma. no, no les voy a enseñar el hijo negro, no, no los voy a educar, voy a compartir las vidas de otros.

¿ya dije que ya escribí dos capítulos de una de estas novelas?

 

HMO

Posted on | August 15, 2014 | 1 Comment

Fue medianamente fácil irme de aquí (o tal vez no y deba revisar viejos archivos de este blog para enterarme). Pero en esta ocasión, en este verano será verdaderamente difícil marcharme. No quiero ni pensar en meter las cosas en el auto, ponernos los cinturones y manejar a la Texanía. No quiero.

Quiero quedarme, quiero estar. Quiero.

Pero mi familia depende de mi sueldo, mi hijo necesita que yo le grite que se meta a bañar, mi Barbudo requiere que le dé lata por sus medicamentos, mi hijistro también necesita de lo que soy para él.

No me puedo quedar.

Pero puedo, eso sí, volver, volver cuantas veces pueda y quiera. Volver y acomodarme a su lado y hacerle reír, volver y contarle de las cosas que me invento. Volver.

limpio y limpio y limpio

Posted on | August 13, 2014 | No Comments

Limpio y limpio y limpio porque no sé qué hacer. Limpio y limpio y limpio porque esta casa debe estar libre de bichos. Limpio y limpio y limpio porque no sé qué más hacer. Limpio y limpio y limpio porque quiero tener la mente entretenida. Limpio y le traigo agua, le hago plática, le insisto que coma, le hago reír. Limpio y preparo un juguito de esto, una sopita de aquello. Limpio como si en ello se fuera a sentir mejor.

el hijo ya es grande

Posted on | August 7, 2014 | No Comments

Una de las relaciones más saludables de mi vida es la que tengo con el de Quince. Seguramente él dice lo contrario y está bien, es parte de lo saludable que uno le lleve la contra al otro de vez en cuando. Como en esas ocasiones que suplico que se corte las uñas y el presenta una serie de argumentos difíciles de contradecir. Y como las uñas hay otras cosas pero tampoco se trata de balconearlo. Lo mejor es poder sostener conversaciones serias y graciosas con él, lo mejor es cuando lo escucho interactuando con otra gente, sin pena ni temor, lo mejor es cuando debo hacerme para atrás y soltarlo, dejarlo volar solo -metafórica y literalmente.

El Hijo ya es grande y está en su camino de ser más grande. (Sus uñas también).

Nenitas en el DF

Posted on | August 1, 2014 | No Comments

Nos presentamos este martes 5 de agosto en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia a las 7 pm. Para abrir apetitos he aquí lo que mi admiradísima Sara Uribe ha escrito de mis pequeñas bestias.

“Los cuentos de Sylvia Aguilar Zéleny son la clase de costura que zurce los bordes ficcionales de personajes que han sido rotos por sí mismos o por los otros, pero que al mismo tiempo tienen la capacidad de diseccionar las propias fracturas para poder llevar a cabo una reconstrucción de los hechos. Las Nenitas de Aguilar Zéleny reúnen sus jirones y los remiendan, en tanto les sea posible dadas sus circunstancias, a través de procesos como el autoescrutinio, la memoria/registro y la catarsis, aunque no siempre sean los más políticamente correctos.”

Lea el artículo entero aquí.

señorita ansiedad ya casi llega

Posted on | July 27, 2014 | No Comments

ansiedad

sobre las lecturas del verano

Posted on | July 26, 2014 | No Comments

 

Había hecho esta lista de lecturas de verano:

  • Negra, Wendy Guerra
  • Asunder y Book of Clouds, Chloe Aridjis
  • The Flamethrowers, Rachel Kushner
  • A Tale For the Time Being, Ruth Ozeki
  • With or Without You, Domenica Ruta
  • I Hotel, Karen Tei

Pero, por supuesto, terminé haciendo lo que se me dio la gana.

Comencé a leer Negra y por ahí de la mitad, desistí. No puedo explicar por qué, simpleysencillamente cerré el libro. Es un libro inteligente, colorido, sensual, pero en este momento no cumplió conmigo, así que adiós. (Y nadie me venga con una larga teoría sobre mi error de no terminar libros, créanme si algo no me jala no le veo caso a seguir habiendo tantas otras cosas qué leer).

Terminé Asunder y aunque me gustó mucho mucho, decidí esperar un tiempo más para echarme Book of Clouds. 

Inserté en la lista, sin querer queriendo, Lo que no tiene nombre de Piedad Bonnet y no pudo haber llegado en mejor momento. No es una novela ni es una biografía. Es la historia de un hijo, una madre, una enfermedad y una muerte. Y, ya en esas, por recomendación de Rosa Alcalá me puse a leer I, Afterlife: Essay in Mourning Time. Una colección de ensayo-poema sobre la muerte del padre, sobre la muerte, sobre-sobrevivir.

La espontaneidad es lo mío así que eché a un ladito, no sin decirles disculpen ustedes, a The FlamethrowersWith or Without You, y I Hotel. En su lugar coloqué a Drunk Mom: A Memoir de Jowita Bydlowska, Prayers for the Stolen y That Poison that Fascinates de Jennifer Clement, dos novelas gráficas de Allison Bechdel, Un pistoletazo en medio de un concierto: acerca de escribir de política en una novela, de Belén Gopegui, y el memoir de Michelle Knight (lo siento el título es muy muy largo y me da flojera teclearlo todito).

Sigo leyendo A Tale for the Time Being de Ruth Ozeki, una novela de-li-cio-sa que me niego a terminar y la aderezo con probaditas de Big Mouth and Ugly Girl de Joyce Carol Oates.

Es difícil demostrar que este arsenal de novelas y ensayos construyen todos eso que estoy armando en mi cabeza pero juro que sí, que sí lo hacen. Estas han sido lecturas investigativas y sanativas y explorativas. Lecturas que han hecho de este verano uno muy enriquecedor.

Veremos qué dictan los libreros para el otoño.

 

 

Mi Cantante Punk

Posted on | July 23, 2014 | No Comments

Conocí a Kathleen Hanna a través de la Srita. Donovan. Así llegué primero a las Riot Grrrl. Tiempo después la escuché con Bikini Kill y más tarde con la banda que logra encender a cualquiera: Le Tigré. Hanna es feminista, poeta, performista, cantante, músico, activista, una cantante punk.

He vuelto a ver el documental The Punk Singer, ese en el que nos platican de su trayectoria, de sus influencias, de la huella que dejó en la historia de las mujeres y la música. Muevo mis piecitos mientras ella canta esta o aquella canción. Sonrío.

Kathleen habla de su enfermedad, Kathleen explica cómo su cuerpo de pronto la traiciona y le impide hacer lo que más ama y de pronto, sin aviso alguno, me corren lágrimas. Lloro porque lo que dice ella se lo he escuchado decir a Barbudo, lloro porque lo que ella dice es lo que veo en él esos días grises en que su lobo lo ataca, lloro porque lo amo y porque amo ese cuerpo que tanto le duele.

Mi cantante punk.

 

keep looking »
  • My filthy past

  • Live Traffic Feed

    Feedjit Widget